Respuesta a Jota

11 08 2010

¡Broadway! Sí, hoy me ha venido Broadway al pensamiento, después de ver ese vídeo con Ethel Merman. Y me he acordado de que tenía una respuesta pendiente  para Jota (tengo respuestas para todos, o las tendré a lo largo del tiempo, conforme vayan saliendo), de cuando se decía que algo bueno tendrán los Estados Unidos. Muchas cosas, aparte de su política imperial, económica o guerrera.

El musical. Para mí, más incluso que el cine negro o simplemente el cine de Hollywood (cuyos castings estaban llenos de alemanes, austríacos, griegos, húngaros y un notable etcétera), los musicales de Broadway son lo que más me gusta de esa parte del continente americano. El modo en que transformaron la cansina sangre inglesa del music-hall en una bebida energética típicamente americana: eso me vuelve loca. Las películas musicales, naturalmente. Pero…

Pero lo más emocionante, para mí, es estar en un teatro de Broadway antes de que se levante el telón, escuchar los acordes de los músicos mientras afinan sus instrumentos, imaginar (y, gracias al cine, puedo hacerlo) los rápidos movimientos de última hora al otro lado de la cortina. Ah, eso me pone el corazón a tope, aun en el recuerdo. Pippin, Jesucristo Superstar, Hair, Oklahoma!, Carrousel, 42th. Street, La jaula de las locas, Cabaret, Crazy for You…. Y muchas otras. Debería haber guardado los programas, mas no hay papel que resista a tanta mudanza.

También siento una gran debilidad por los bailes de fin de curso y las fiestas juveniles, por los diners y los drive-in, las buenas hamburguesas, los rascacielos antiguos, los museos de arte moderno, los pintores hiper realistas, los escritores sureños, Jay Gatsby, la sopa gumbo, Union Square y Teresa Whright. Entre muchas otras cosas.