Los evangélicos

11 08 2011

Son la semilla del bushismo, del Tea Party. Y, antes, fueron punta de lanza del capitalismo: los estimuló Rockefeller y los mandó a evangelizar Latinoamérica a través de la resignación y un local donde reunirse los pobres de los poblados de chabolas, y cantar cancioncillas tipo “Triscando por los campos del Señor”, por el Dúo Sinaí. Se hicieron con toda la población más iletrada y desamparada. Al poco legó Juanpa Segundo y se cargó la Teología de la Liberación, con lo cual los esfuerzos de los curas progresistas y solidarios se hundieron; o directamente, les asesinaron.

Los evangélicos también están en España, por desgracia. Yo he tenido que despedir a un par de asistentas porque me querían convertir cada vez que blasfemaba en voz alta. La que tengo ahora, por fortuna, sólo es muy católica, pero ayer ya tuve que interrumpirle un discurso sobre que lo de Londres ha pasado porque no creen en dios. Por otro lado es muy buena mujer, trabajadora, honrada, y saca ella sola a sus dos hijos adelante, por lo que esta vez intentaré no tener choques directos. Pero una tuve, el cielo lo sabe, que se tomaba vacaciones extras de vez en cuando para ir a ver a la virgen de El Escorial.