¿El gran carnaval?

27 08 2010

Hubo una película, os acordáis los más mayores y cinéfilos, sin duda. El gran carnaval, de Billy Wilder. Un hombre cae en un hoyo en un árido terruño casi despoblado y se monta un cirio mediático gracias a un reportero cínico y sin escrúpulos, interpretado por Kirk Douglas. Al infeliz no lo sacan para seguir vendiendo periódicos, para que el lugar, convertido en un carnaval, no decaiga.

No digo que lo de los 33 mineros chilenos vaya a convertirse en lo mismo. En la peli había una esposa que era una rubia traicionera y aquí tenemos a 33 familias devotas y peleonas. En cuanto al circo mediático, lo habrá en parte (vídeos grabados para que se dirijan a sus familiares y colgados luego en la red, o exhibidos en los periódicos tras la consabida publicidad, que resulta casi obscena).

Cuatro meses dan para eso y más, incluso para el olvido. Pero entre tanto hay un periodismo que puede denunciar lo que realmente importa de este hecho: en qué condiciones trabajan esos hombres y por qué. Ese es el periodismo de denuncia que puede contribuir a que este drama termine bien no sólo con los mineros sanos y salvos de retorno con los suyos y con el presidente de Chile fotografiándose a su lado. Puede contribuir a que al menos al empresario le pongan una jodida multa Que mucho más no pasa en este mundo. Leed la nota de Francisco Peregil publicada hoy en El País.