Qué grande es

7 11 2010

Sí, Georges Brassens compuso tantas canciones y cantó durante tanto tiempo que se pudo fijar en todo. Por eso tiene respuestas para todo. Aquí una para “los imbéciles felices por haber nacido en un sitio”. Os paso link con la letra en francés.



Y la más adecuada…

7 11 2010

… para éste y todos los tiempos. La traducción es un poco floja (confunde affaire con frère) pero deliciosamente chilensis, con ese huevón que llena la boca -o sea, capullo, gilipollas- cuando uno lo pronuncia.



Domingo dominguete

7 11 2010

Voy a pasar el día con mi libro, en otro lugar, otro mundo, otro país, otro paisaje. Si acaso saldré para comer, pero con él en el bolso, una suerte de talismán.

Os dejo Mourir pour des idées, Brassens again. Y otra que a mí me parece extraordinaria, con letra de Louis Aragon, Il n’y a pas d’amour hereux, que me pone carne de gallina. Pues es bien cierto que todo amor lleva su pócima amarga, pero qué don de la vida, demonios, amar. Aunque el otro no exista, y uno se encuentre abrazado al humo.



Pido perdón…

6 11 2010

… por no haber descubierto hasta hoy a este artista que sin duda muchos de vosotros ya conocéis. O no. En cualquier caso, ahí va la historia. Había decretado para mí una jornada -o dos- de recogimiento interior, cosa de respetar el don más preciado de una vida, el libre albedrío, y lancéme, con objeto de ponerle música de fondo a mi estado de ánimo, a recuperar a Georges Brassens por nuestro tube. Y, en éstas, mes dieux!!!!!!!! Di a parar con la versión realizada por el tal Soan, cuyo sitio web os enlazo, de La mauvaise reputation, tan útil e inmortal en estos tiempos. Os subo primero la original de Brassens, y a continuación la de Soan, prueba viviente de que el poeta enterrado en Sête no está muerto. Sólo el mundo se queda sordo.