Malos conocidos, buenos por conocer

19 03 2015

Aquí tenéis el primer párrafo de mi artículo de hoy:

Cree el PP, en su calidad de ungido por el nacional catolicismo, por la cadena darwiniana del expolio (consagra la supervivencia del más despiadado), y por el aplauso del conservadurismo que gobierna la mayor parte de Europa, que la estafa, el fraude y el engaño, cuando los perpetra uno de sus miembros, o una manada, no sólo no son delito, sino que ni siquiera son pecado. En realidad, los hechos le dan la razón: por mucho que roben sus contrarios, son unos chapuceros a quienes siempre acaban pillando. Ellos no, ellos saben de triquiñuelas y conocen, desde hace generaciones, el arte de la apropiación del país que creen suyo. A ver si precisamente por este arte suyo van a tener premio electoral.

 Entero, como suele, en eldiario.es


Quién nos ha visto y nos ve

5 02 2015

Aquí tenéis un parrafico de mi colu de hoy:

Que un pacto de Estado que establece de hecho la cadena perpetua sea considerado en virtud de los réditos políticos que puede proporcionar, es un pensamiento que me ofende como ciudadana de la democracia a la que quise pertenecer

 Entero, como cada jueves, en eldiario.es


Tragando varios “puñaos” de arena

22 01 2015

Aquí tenéis el primer parrafico de mi artículo de hoy.

Esto sí que es tragar. Reforma del Código Penal.  Vender recuperación del paciente sólo porque el moribundo se mueve, zarandeado por las moscas o las hormigas que siguen chupándole la sangre. Hacer promesas electorales, filmarse vídeos de autoestima con imitaciones de actuaciones humanas que resultarían ridículas si no fuera porque, a lo peor, funcionan.

 Entero, en eldiario.es, como cada jueves.


Habrá que tirar de la cadena

11 12 2014

Aquí va el primer párrafo de mi artículo de hoy:

Resulta difícil imaginar, y eso que tenemos una amplia panoplia en donde elegir, un corto período de tiempo más repugnante que el que nos ha tocado vivir  en las últimas jornadas, desde el puente de la Purísima Constitución hasta el Día Mundial de los Derechos Humanos permanentemente violados, que celebramos este miércoles. Apesta la España oficial, y apesta hacia abajo, y sobre todo nos asquea la sospecha de que el hedor puede recrudecerse y convertirse en algo mucho más retorcido que un pestazo o que una epidemia. Sospechamos que puede llegar, esta sarna moral, a formar parte de nuestro cuerpo, como una descomposición de la carne que nunca cicatrizara, o un sarpullido vergonzante en la piel que no dejara de reproducirse, o un servil tullimiento de la columna que nos vertebra, o un insistente anublado del trigémino que confundiría algunas de nuestras percepciones para siempre.

 Podéis leerlo completo, como cada jueves, en eldiario.es


Como en los viejos tiempos

31 03 2012

Intención de ocultar la realidad, la hubo. En www.elpais.com