La niebla y la hamaca

20 03 2014

Aquí tenéis un párrafo de mi colu de hoy, que escribí pensando en José Agustín Goytisolo y en la fraternidad:

A José Agustín Goytisolo, que murió pero no nos dejó -como suelo decir de aquellos que me importan- el 19 de marzo de 1999, le he ido a buscar hoy como terapia y consuelo, en la G de los poetas de una estantería hacia la que he caminado como en un barco sin rumbo. Apareces en cubierta, la niebla se espesa alrededor como si quisiera arrancar de ti, junto con el horizonte, la esperanza. Sin embargo, atiende, mujer, allí a lo lejos, envuelto en un abrigo de satinada cartulina negra, con su firma en rojo bajo el fino retrato a pluma con que le trazó Santos Torroella, ahí, en una hamaca como de película, de lona azul con anchas rayas blancas, luminosa, se encuentra el mejor amigo que en estos momentos podrías encontrar: un volumen pequeño, la Antología personal publicada por Visor en 1997. Fundamental, vital, necesario, hoy más que nunca, Goytisolo, J. A., para mantener el equilibrio en medio de las más necias ventoleras.

 El resto, como sabéis, en eldiario.es