¿Divorcio, repudio?

¿O todos a la cárcel, como en los tiempos de Marie Antoinette? En www.publico.es