Nuestro mal endémico: la mala democracia

Interesantísimo artículo: www.elpais.com