Aperitivo exótico

9 08 2010

Tenía hambre y me he zampado un bicho verde (o ají, o pimiento crudo de esos que tienen la forma de Chile), bien picante con un aguacate. Delicioso.

Antes he estado recibiendo un masaje balinés con aceite relajante, magnífico. Cabeza incluida, pero no me masajean las orejitas, y a mí me gusta mucho que me toquen las orejitas, así que os escribo con una mano alternando mientras me tironeo la oreja del mismo lado.

Tengo cochinilla en la planta más grande, la de mi estudio, y no encuentro a la florista.

Como veis, hoy no tengo crisis ni problemas. Y además, he escrito. Me queda buscar un tema para el perdonan de dentro de dos semanas, hablarlo con José Luis Ágreda, mi querido artista ilustrador, y mañana, hala, otra vez. A veces pienso que no he hecho otra cosa en toda mi vida. Pero sí, he hecho muchas otras cosas.