Gordillo

9 08 2012

Yo también pienso que es un personaje muy discutible -mesiánico, populista y que solía meter en el mismo saco al Ché Guevara, a Herri Batasuna y a Chávez-, pero este toque ha tenido su punto. Cuando los saqueos se hagan a mansalva y salvajemente -que llegaremos- el propio Jorgito de la porra añorará estos disciplinados robos organizados por un Sindicato.