Hay un camino a la derecha

La mujer auténtica embarazada y en casa, y la otra, de querida en un pisito. De toda la vida, vamos. Porque un hombre es un hombre  ya sabemos lo que necesita, ellas son diferentes, o santas o putas.