Es domingo, estamos vivos e intentamos seguir juntos. ¿Qué más podemos pedir?

26 05 2013

No os lamentéis por mí ni por vosotros. Esto es solo el principio de una nueva, que no diferente etapa. Es decir, somos los mismos, intentamos encontrarnos en las redes, nos apoyamos con palabras de ánimo, con informaciones que nos ayudan a mantener los ojos abiertos. Debemos estar contentos de participar lo menos posible en la rueda de los engaños, y en este cambalacherío moral en que se han convertido los otrora venerables proyectos. Todo está dicho y todo está asumido. Vuelta de página.

Pasé por Molina de Segura (Murcia), ya os lo dije, clausurando el ciclo Escritores en su Tinta, y me congratulé de la vitalidad con que un grupo de autoridades y ciudadan@s (sobre todo “as”) luchan por la cultura, por su Biblioteca Municipal, por estimular a los jóvenes para que lean. Fui muy feliz allí, gracias, y eso incluye el momento en el que me nombraron Asteriode de Honor, con lo que entré a formar parte de la banda del Meteorito, que engloba  los no pocos ni desdeñables escritores nacidos en Molina del Segura. Tantos que, en cierto momento, se decidió que tal fenómeno se debe a que cerca de allí y a finales del siglo XIX cayó un meteorito que sin duda tenía propiedades inspiradoras. Ahora, el meteorito se exhibe en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid, en donde por la Feria tendrá lugar un acto a cargo de dichos escritores, que tendrán presencia asimismo en la Feria del Libro de este año. ¡Gracias por la banda y el cariño, amigos!

Luego estuve en Picanya, en el Maig Literari, en donde como ya os dije me dieron el Premi Llig Picanya y unas horas de gran disfrute con el personal. Se lo dije a todos, cuando agradecí el premio: lástima que no me lo puedan volver a dar, porque fue mágico y maravilloso sentirse aplaudida y arropada por los asistentes. Y Carmen Amoraga, reina: conocía tu vena literaria, suavemente melancólica, pero mientras estuvimos juntas aprecié además tu sorna. Gran mujer, la Amoraga. Dale las gracias al hombre que te salvó de las consecuencias de la mudanza, Fernando, con su mano de artista para la gastronomía. Qué de sabores auténticos. Eso, y los sentimientos. Por todo ello, mi gratitud. Y tengo para mí que vivir en Picaya es una suerte, mira tú.

Dicho todo lo cual, en este espacio nuestro seguiremos sembrando nuestras ideas, para alimento mutuo.

Os doy las gracias de nuevo a vosotros.



Breve apunte

24 05 2013

Hola a los holables, desde el Talgo, de Murcia a Valencia. Ayer, estupenda charla en Molina de Segura: en el salón de actos de la Biblioteca Municipal Salvador García Aguilar. Presentación Garbosa de la periodista Lola Gracia, cálida acogida por parte de Mariola, concejala de Cultura. Y, sobre todo, la gente. Mi mitad murciana vibró de gratitud. Lo pasamos muy bien Y firmé muchos libros.

Y aqhoraa, a Picanya, con Carmen amoraga y los suyos. Ya os contaré.