Vídeo de Mónica G. Prieto por la liberación de Javier y Ricardo

10 12 2013

Lo tenéis aquí.

(Gracias, Carmen).



Bahrein y los Derechos Humanos

11 09 2013

“A Jihad Sadeq Aziz Salman e Ibrahim Ahmad Radi al Moqdaq, de 16 y 17 años respectivamente, el futuro que les espera consiste en una prisión. Estos jóvenes bahreiníes fueron detenidos en una protesta contra la dictadura de su país, acusados formalmente de promover un golpe de Estado, forzados a confesar en interrogatorios eternos y finalmente condenados a 10 años de prisión, en una flagrante violación de la Convención Internacional para los Derechos de la Infancia por parte de los tribunales de Manama. No son los más jóvenes en las cárceles de Bahréin: niños de 14 y 15 años permanecen detenidos bajo cargos similares y, sólo en agosto, 15 menores de edad fueron detenidos –entre 150 personas- según datos obtenidos por el Centro de Bahréin para los Derechos Humanos.

El extenso y oscuro historial de Bahréin en lo que a las violaciones de derechos básicos se refiere no ha impedido que los países de la Liga Árabe hayan designado al archipiélago de mayoría chií, sometido por una monarquía suní asociada a Arabia Saudí y Estados Unidos desde 1738,  como sede del nuevo Tribunal pan árabe para los Derechos Humanos, una institución que nace, de esta forma, estigmatizada por su total ausencia de credibilidad”.

Leed el artículo entero de Mónica G. Prieto en Cuarto Poder



Siria

31 08 2013

“El régimen alternó promesas incumplidas con una respuesta militar que pretendía hacer regresar a su pueblo al terror. Los primeros soldados del Ejército de Bashar comenzaron a desertar meses después del inicio de las manifestaciones: denunciaban que eran forzados por sus superiores a abatir a los civiles que se manifestaban. Fueron el germen del Ejército Libre de Siria, un grupo armado y al principio homogéneo que no tardaría en convertirse en la denominación que representa a un millar de grupos armados, algunos fieles a los principios de la revolución y otros motivados y financiados por diferentes agentes exteriores con sus propias agendas políticas. El brutal asedio y bombardeo de Baba Amr, en Homs, y la pasividad internacional que acompañó aquel episodio sólo atrajo yihadistas al conflicto y animó a las potencias árabes, en especial a Qatar y Arabia Saudí –enemigos del régimen de Bashar Assad- a intervenir de forma masiva con armas, dinero e incluso combatientes. Los socios del régimen, Hizbulá e Irán, hicieron lo mismo apoyando con armamento y hombres a Assad, convirtiendo así a Siria en el terreno donde se libra la gran batalla sectaria regional.

La revolución quedó devorada así por la represión y el odio religioso, por los extremistas que la secuestraron y por los intereses exteriores que ven en el país árabe el escenario perfecto para dirimir sus diferencias sin verse manchados de sangre. El afianzamiento de milicias como Johbat al Nosra (asociada con Al Qaeda) o Ahrar al Sham y la entrada del Estado Islámico de Irak (la temida sucursal de Al Qaeda en la antigua Mesopotamia, responsable de muchos de los atentados suicidas que arrastraron a Irak a una guerra civil entre 2004 y 2009) en Siria han desfigurado el levantamiento social y amenaza incluso a muchos de sus promotores: son varios los activistas secuestrados, amenazados o asesinados por grupos extremistas”.

Leed completo el reportage de Mónica G. Prieto en www.periodismohumano.com



Siria

29 08 2013

Por Mónica G. Prieto, en www.cuartopoder.es



Un relato de Mónica G. Prieto

21 08 2013

La bomba de Sassine estalló en octubre de 2011

 

“Tras acomodarse en el asiento de cuero y accionar suavemente el automóvil, se dispuso a olvidarse de la mortífera carga que conducía y a concentrarse en el plan que debía acometer con la frialdad que le había granjeado la confianza de sus jefes durante ya 30 años largos. No tardaría más de 40 minutos en recorrer la distancia entre su domicilio, en un lujoso barrio periférico de Beirut poblado por la élite musulmana con espectaculares vistas a la contaminada costa mediterránea, hasta las calles laberínticas que rodeaban la plaza Sassine, corazón de la cristiandad libanesa. Se disponía a culminar dos años de preparativos que, seis meses atrás, se habían traducido en una orden concreta y en un equipo de cinco personas: el propio Marwan a cargo de dos hombres y dos mujeres encargados de seguir cada uno de los pasos del responsable de Información de la Seguridad Interna del Líbano, Wissam Hassan, y elaborar el mejor escenario -el más limpio, espectacular y más adecuado- para su muerte”.

Si lo queréis leer completo, pinchad aquí: www.cuartopoder.es