Otro que no irá a la cárcel

28 09 2013

Pero éste toca el piano:

El titular del juzgado de instrucción número 30 de Barcelona ha imputado a las 54 personas que gobernaban Caixa Catalunya en 2010, incluidos el entonces presidente Narcís Serra, y el director general, Adolf Todó por un presunto delito de administración desleal. El juez considera que hay indicios suficientes en la denuncia presentada por la Fiscalía Anticorrupción para citar al último Consejo de Administración de la antigua caja de ahorros. Esta se motivaba en los incrementos salariales a pesar de la “situación crítica” en la que se hallaba la entidad. Serra, por ejemplo, recibió más de un millón de euros entre 2007 y 2010. Todó cobró cuatro millones mientras estuvo en la caja.

En El País.