La ministra de Cultura del PP sueco

… cóme clítoris de un pastel racista. Y ni ella ni los de alrededor ven que a cosa carece de gracia. Aquí