El cant dels ocells

9 08 2010

¡Cómo no os voy a querer! ¡Con la vidilla que me dais! La interpretación que más me emocionó de la obra de Pau Casals: hallábame en el Café de Gijón de Madrid, compartiendo mesa con desconocidos, en un descanso de la manifestación que siguió al 11-S. Seguíamos las demostraciones de Barcelona por la radio. Desde la Plaça de Catalunya nos llegó un silencio, roto acto seguido por la interpretación en vivo de El cant dels ocells, a la memoria de las víctimas. Los de alrededor se callaron: todos escuchamos, sobrecogidos.