Qué hombre…

13 01 2011

y qué speech de cierre. Veredicto final sigue conmoviéndome por su sencilla, enorme, innegociable verdad.