Pero estos, ¿de qué van?

Me refiero a los especulasesinos. Aquí, el artículo de Ignacio Escolar en www.publico.es