Sí, tenía cinco duros

Porque vendía en una calleja del Raval los tebeos que robaba a mis amigas más pudientes. En compensación, no tenía estudios.