Para Amaya

3 02 2012

Respecto a la fuerza de interposición, yo también pensé que mandar soldados libaneses a Siria sería como enviar pirómanos a un incendio. A veces pienso que Fisk, en lo que respecta a Líbano -y eso incluye a Hariri padre- sufre del síndrome de Estocolmo. Se le va la objetividad por el cariño.