Biografía aproximada

2 07 2011

… de la (ahora presunta) víctima: publicada en www.guardian.co.uk



Sin fotos de Alicante

2 07 2011

Lo siento, amigos, fue un estar y ya no estar y no salí de la zona urbana y urbanizada. Sin embargo me traigo un gran recuerdo de la gente, del paisaje de sus caras, de la ilusión con que me escuchaban y de un chico de 13 años, Alejandro, lector ávido y futuro escritor (“Si lo consigo”, dijo, modesto, cuando le firmé el libro), y a quien al día siguiente tempranito ya me encontré como amiguito Face. Gracias a todos los que acudieron por tanta gentileza, y reitero. Se escribe solo, se lee solo: estos encuentros nos ayudan a hacernos compañía.

En otro orden de cosas, ayer mi amigo Vicens -el que me conduce-, camino de casa me recordó un diálogo de Sol naciente, la peli de 1993 protagonizada por Sean Connery y Harvey Keitel: cuando a éste le proponen hacerse un sushi, replica: “Cuando quiera comer mercurio me tragaré un termómetro”. La cita es aproximada, pero la frase viene a cuento a raíz del descubrimiento de los altos porcentajes de mercurio en ciertos pescados grasos.

Y como estoy metida en un todo revuelto, Strauss-Khan: si nos hemos pasado en su linchamiento, hablemos del linchamiento al que ahora puede ser sometida la presunta víctima. Calma. Y de todas formas, no ser culpable de violación ni ser merecedor de prisión, esposas, paseíllo humillante…. etc. Eso es una cosa. Pero otra cosa sí es cierta: es un prepotente con tendencia al gilipollismo agudo. Y hay que ver de dónde proceden cada uno: el hombre, de las élites; la mujer, de un miserable país en la miserable África. El hecho de que entrara ilegalmente en EE. UU. no me parece a mí un delito, sino una desgracia. Y el sexo consentido cuando la mujer es la camarera y él, director del FMI, es discutible.