Homenatge al Terenci Moix

2 04 2013

Fa deu anys que va morir i ho recordarem amb una taula rodona a la Filmoteca de Barcelona, plaça de Salvador Segui, a les 18.30 hores. Avui.



Y, como siempre que empiezo,

4 08 2011

Un recuerdo a Terenci, y ¡hacia Nunca Jamás!



Tengo muchas más fotos

28 06 2011

… de Comillas, sobre todo, pero os las pondré mañana. Hoy he tenido un malentendido con la web y ya no me queda tiempo, me voy a la pelu y luego grabo parte de un homenaje televisito a Terenci.



Y me pongo en marcha

24 02 2011

Hoy tengo una larga entrevista con paseo con Antonio Baños, de Qué leer, y el fotógrafo, a quien seguramente conozco aunque, con las prisas, no me han dicho su nombre. En una promoción, lo que primero hay que atender es las fechas de cierre de las publicaciones mensuales. Es una forma de empezar suave y que va preparando. Curiosamente, siempre es Qué leer, lo cual me encanta porque en el año de Mientras vivimos me dieron su premio, y fue la última vez que estuve con Terenci Moix en una fiestorra. La entrevista primera, si es larga, me permite organizarme verbalmente para contar en adelante los porqués y demás del libro. Es muy excitante. Os dejo, que debo ponerme una mascarilla a ver si mejoro el cutis.



Una semana justa

24 10 2010

Es lo que me falta para volver a Barcelona. La verdad es que veo la parte buena: mi casa, mis amigos de siempre, mi Tonino, mi barrio. ¡Y poder ponerme gabardina, prendas de abrigo! Acurrucarme en bata y zapatillas (haciendo punto: tengo muy adelantada la colcha, pero aún me falta), planificar encuentros, contar allí mis historias de acá.

Ayer fue un día nefasto para Internet y bueno para todo lo demás. Escribí mucho por la mañana (y ahora también acabo de hacerlo, me he levantado a las 6), luego, a mediodía, quedé con Manu y Toño para ver la exposición de fotografía que ambos comparten en una sala del recinto de la Ópera, el complejo cultural que el Gobierno japonés regaló a su tocayo egipcio. Ahí dentro, en su auditorio, le hicimos un homenaje, en diciembre de 2003, a Terenci Moix, poco después de haberle dejado a su obra en el museo de Alejandría y a parte de él en el Mediterráneo que conoció a Cleopatra.

Total, que yo iba con mi ordenata y mi conexión portátil, pero el sistema estaba atascado. Lo probé en el restaurante libanés al que acudimos, pero nanay. Una miajita de conexión, y se iba al carajo.

La comida, muy agradable. Estaban también la esposa de Toño, Vivian, que es escritora cubano-española  y me regaló su último libro. Mañana os hablo de todos ellos y os subo fotos de la exposición, dos visiones de Cairo muy interesantes y complementarias.

El caso es que ni en el Semiramis funcionaba bien su habitualmente mágico sistema de conexión, de modo que, cuando Nuria y Míguel -que habían pasado a fumarse una shisha- se marcharon a sus asuntos, yo me puse de nuevo con la novela, dale que te da vueltas porque necesitaba un sentido para justificar el próximo capítulo, y así hasta que lo encontré.

A ver si mejora el asunto, es posible que haya sido un atoramiento transitorio debido al polvo milenario que nos envuelve. Porque aquí no es metáfora: aquí la vida mancha, literalmente. En cuanto sales de la ducha, como no te hayas puesto las zapatillas a mano. Y hasta en las zapatillas.

Qué le vamos a hacer.