Disculpad mi ausencia

26 08 2010

La grabación con Maribel Verdú y el equipo del programa “De par en par”, de Canal Plus, resultó muy excitante, divertida… y pelín agotadora para todos, porque hicimos muchas cosas, desde recibir a la actriz en mi casa y parlotear hasta dar una vuelta por el barrio -con visita a Rosa, en donde compro mis gafas espectaculares- y comida en Al Barakah. Luego fuimos a la asociación S.O.S. Galgos, de la que Maribel es una especie de hada buena -tristísimos los galgos rescatados, pero ya están bien: aunque en sus ojos se nota la decepción que el género humano les ha producido-, para estimular las adopciones. Acabamos en el Tibidabo, metiéndonos en laberintos. El de los espejos es muy divertido, aunque reflejó una dramática realidad: tengo que ponerme a dieta, ya. Sin embargo, bien sé que cuando escribo libro entro en etapa de auto indulgencia, y lo que es peor, que me da igual.

He aprovechado estos días de asueto de post para descansar y limpiar las fotos que tengo acumuladas en todos los ordenadores y todos los usb… una locura que aún no he terminado.

Ah, he estado pensando que 50 líneas son suficientes para cualquier post. No me cabe duda de que nuestro genio cuclillero muy bien podrá expresarse libremente en tal espacio. Os leo a todos menos a él. Al principio picaba, pero luego me parece que se pasa siete municipios, dicho sea con toda la comprensión del mundo, y ya no estamos en la época en que Victor Hugo publicaba sus folletines por entregas. Esto es Internet, no La Hoja del Plasta.

Encantada de volver.