Coda indecorosa

24 03 2013

Y mirad que es difícil respetar a un tío moviéndose tanto con el badajo patín-patán. Pues Viggo lo consigue. En ‘Oh, Calcutta’, los bailarines daban un poco de risa.