Lo que nos faltaba

Un cerebro menos