Algo personal

12 03 2015

Os dejo el primer párrafo de mi artículo de hoy:

Qué pulido, elegante y fino -me lo confirman todas mis fuentes- es el ministro de Armas y Fango. Con su rizado cabello cano, sus ojos de cristal de Murano y el volumen de su cabeza a lo Niño Jesús de Praga. Qué enjuto y bien llevado su maduro cuerpo. Qué trajes, que entonación de voz. Qué hiperrealismo mágico.

 Podéis leerlo entero, como cada jueves, en eldiario.es